sábado, 4 de julio de 2009

CÓMO DESCUBRIR LO QUE ME GUSTA



Un primer paso para comenzar a reflexionar sobre vos mismo es preguntarte sobre lo que te gusta de una forma amplia, sin pretender responderte inmediatamente con el nombre de una carrera.

Si te resulta difícil ponerte a pensar sobre lo que te gusta, podés comenzar teniendo en cuenta lo siguiente:

• Lo que te gustaba hacer o jugar cuando eras niño.
• Lo que te gusta hacer ahora.
• Las materias que te interesaron del secundario y las que no, y por qué razones.
• Las actividades para las que te sentís más capaz.
• Tus fantasías y tus sueños.
• Las personas significativas para vos, las que admirás y por qué. Pensá también como quiénes no querrías ser y por qué.
• El modo en que llegaron a elegir su trabajo las personas que te interesan. Podés hablar con ellos para saberlo.
• El modo en que seleccionás tus cosas, si las elegís, si te las imponen o si preferís que los demás opten por vos.

Tal vez pensés que éstas son cuestiones triviales y sin importancia, sin embargo son indicadores muy útiles de qué cosas te atraen y qué cosas no. Lo importante es tratar de llegar a saber lo que realmente te interesa, y sólo luego, buscar la profesión o actividad que tenga que ver con eso y que te permita desarrollarlo.

Quizás no te animés a aceptar tus propios sueños porque los considerás inapropiados. No se trata aquí de ignorar los inconvenientes pero primero hay que tener en claro lo que uno desea para después ocuparse de los obstáculos. Si son reales habrá que pensar si es posible sortearlos o habrá que aceptarlos como el aspecto desfavorable que conlleva toda elección.

La propuesta es permitirte pensar en qué es lo que querés, con sus ventajas y desventajas, porque pensar no es decidir.
Saber lo que uno quiere y elegir de acuerdo a ello es fundamental porque brinda la fuerza necesaria para hacer lo que deseamos a pesar de las dificultades con que podamos encontrarnos

En una sociedad enmarcada en la falta de empleo y el cambio frecuente de ocupación, donde cada vez cobran mayor importancia los espacios informales de trabajo, la potencia de hacer lo que uno quiere es un motor para ser creativos e inventar cosas. Por eso, elegir de acuerdo con el propio deseo tiene la fuerza de la pasión y de las ganas de realizar, pese a todo, aquello que nos gusta.

  • Ferrari, Lidia. Cómo elegir una carrera - Editorial Planeta: Buenos Aires, 1995.-